Puertas y ventanas merecen destaque

Al  momento de pintar una vivienda los colores elegidos para las puertas y ventanas en general no suelen alejarse mucho de lo tradicional, ya sean distintos tonos de madera o el cásico blanco. Es cierto que al elegir tonos más neutros la probabilidad de excederse y exagerar es mucho menor, pero equilibrando los colores, sea en el exterior o interior, se puede explotar en las puertas y ventanas un potencial decorativo súper original. 

 

Los tonos claros o pastel pueden funcionar muy bien si las paredes ya tienen colores llamativos. Sin embargo, equilibrándolas correctamente, nada impide una buena combinación de tonalidades intensas  en las paredes y  aberturas a la vez. Ya si la pared es blanca, la libertad es total: se puede jugar  con tonos más oscuros o colores súper llamativos, como el rojo, el amarillo o el morado. Y si arriesgarse no es un problema, está también la opción de aplicar un color en los marcos y otro en la puerta o ventana.

 

Para poner en práctica la idea en aberturas de madera lo ideal es elegir un esmalte sintético de calidad, como el Brilloplast, o un acrílico, como el Recuplast Hidroesmalte. Para lograr mejores resultados antes de aplicar es necesario limpiar muy bien la superficie eliminando suciedad, restos de adhesivos, pintura o productos de limpieza y lijar hasta matearla.

 
Comentarios
ANALIA DI CAPUA - 19/12/2017 07:58
es lo que hace destacar una fachada, colores brillantes quedan muy bien y generan un buen efecto