Half way wall: una pared, dos colores

El estilo de pintura que hoy es conocido en el universo de la arquitectura y decoración como “half way wall” no es ni de lejos algo innovador, pero sin lugar a dudas, pintar un pared de dos colores totalmente distintos sigue siendo es una opción moderna y funcional para interiores.  Más allá de darle un nuevo aspecto a la vivienda, la técnica ahorra tiempo y dinero, ya que se puede aprovechar el color de base de la pared y darle color solamente a su parte inferior.

La idea también es funcional porque pintando solamente la parte de abajo, podrás ocultar los roces y desgaste originado por manos de niños, mascotas o muebles, que en general aparecen en esta parte. Una mano de pintura de un tono más oscuro puede ocultar las desagradables manchas. Para que la pared tenga un aspecto mucho más interesante, luego de pintar la pared de dos colores distintos se puede fijar un marco separando los dos tonos. La técnica, además de darle un aire más prolijo, disimula posibles imperfecciones. 

 

Uno de los varios productos de Sinteplast indicados para ese tipo de trabajo es el Brilloplast o Satinplast Secado Rápido dependiendo si se busca un terminado brillante o satinado. Se trata de un esmalte sintético, convertidor y anti óxido que se seca en solamente 30 minutos, permitiendo aplicar la segunda mando a las 4 horas, así se puede terminar de pintar en el mismo día.